Caja Rural de Asturias

Logo ruralvía

 Español
Buscador

Hogar sostenible25/03/2019

 

Apuesta por la eficiencia energética en tu casa y ahorra a fin de mes

 

 

Hay pequeños grandes gestos que cada uno de nosotros podemos hacer o cambiar en beneficio del medio ambiente. De ello dependerá que las generaciones venideras disfruten de un planeta saludable. Con los seis consejos para ahorrar que te vamos a dar a continuación, no sólo estarás contribuyendo a la sostenibilidad medioambiental, también conseguirás hacerle un favor a tu bolsillo.

En la actualidad, el consumo medio de agua por habitante y día supera los 140 litros, y cada hogar emite a la atmósfera 12,5 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año. Un derroche de agua y energético con nefastas consecuencias medioambientales al que hay que poner remedio.

Objetivo: vivir en un hogar más respetuoso con el medio ambiente

Las consecuencias del cambio climático no se han hecho esperar y los expertos prevén que se endurezcan en un futuro próximo. Por ello, es necesario asumir un cambio en nuestros hábitos diarios. Gestos que contribuirán a la salud de nuestro planeta y que te ayudarán a finalizar el mes e, incluso, el año con superávit.

  •  Aparatos eléctricos, apagados. No es dejar el ordenador, la televisión, los cargadores o el equipo de música en ‘stand by’, sino apagarlos totalmente cuando no vayas a utilizarlos. El simple gesto de apagar los aparatos eléctricos puede traducirse, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en un ahorro del 10 por ciento.
  • Contrata la potencia eléctrica necesaria. ¿Cómo saber si tienes la potencia eléctrica que necesitas? Muy sencillo. Si cuando enciendes distintos aparatos eléctricos a la vez nunca han ‘saltado los plomos’ es posible que tengas más potencia contratada de la que necesitas. Háblalo con tu compañía eléctrica y ajústala. 
  • Electrodomésticos A+++. Los electrodomésticos eficientes, es decir, con la máxima clasificación energética (A+++), suponen un ahorro energético importante. De primeras, puedes pensar que su adquisición es un gasto. Sin embargo, a medio-largo plazo, suponen una gran inversión. Sobre todo, en términos de consumo.
    Por otro lado, a la hora de cocinar, haz un uso eficiente de los recursos. Utilizar la olla exprés frente a una cazuela convencional te ayudará a ahorrar tiempo y energía, lo que se traduce en ahorro económico.
  • Viviendas eficientes. Contar con ventanas de doble vidrio pueden suponer un ahorro en calefacción del 50 por ciento. Un buen aislamiento conserva mejor la temperatura interior, tanto en invierno como en verano, evitando que se ‘escape’ el calor o que la vivienda se parezca más a un horno que a una casa durante los meses más cálidos.
  • Consumo responsable. Ahorrar en el supermercado es posible, por ejemplo, comparando precios antes de comprar, buscando ofertas y promociones, priorizando la compra de productos frescos y de temporada, optando por productos a granel, reciclando, reutilizando, reduciendo...

Estas medidas son fáciles de llevar a cabo. No requieren inversión por tu parte. A la larga no sólo tú notarás el beneficio, consiguiendo ahorrar una importante cantidad a fin de mes, sino que estarás poniendo tu granito de arena en la preservación del entorno natural.