Caja Rural de Asturias

Logo ruralvía

 Español
Buscador

Avance en la transformación digital31/01/2020

CAJA RURAL DE ASTURIAS AVANZA EN SU PROCESO DE TRANSFORMACIÓN DIGITAL PARA OFRECER UN MEJOR SERVICIO A SUS CLIENTES 

Confía en Telefónica Empresas para la evolución de las redes de comunicación y la migración a un entorno cloud

 

Oviedo, 30 de enero de 2020 - Caja Rural de Asturias, entidad financiera de referencia en Asturias, avanza en su proceso de transformación digital confiando en Telefónica Empresas como partner de referencia para la consecución de sus objetivos estratégicos.

Esta transformación se ha materializado en el ámbito de las comunicaciones en la evolución de las redes de comunicación hacia redes de fibra óptica de alta velocidad en entorno seguro.

En el entorno de sistemas, ha apostado por la migración a un entorno cloud que permite a la entidad tener sistemas completamente redundados, así como una optimización económica y del tiempo dedicado a la gestión de la infraestructura.

De hecho, este proyecto permitirá a la entidad financiera contar con un centro de respaldo para que, en caso de sufrir incidencias cómo, por ejemplo, un incendio, no se interrumpa en ninguna circunstancia el servicio a los clientes.

En el entorno del puesto de trabajo del empleado, la entidad está en constante evolución y es pionera en el sector, esta dimensión supone la transformación digital desde los propios empleados y la compañía. Desde la entidad indican que buscan potenciar el talento digital de los empleados proporcionándoles el puesto de trabajo adecuado y con la mejor experiencia. Se trata de un puesto de trabajo multidispositivo, seguro, con herramientas de productividad y colaboración, comunicaciones integradas y con un modelo de gestión innovador.

La finalidad de toda esta transformación es que Caja Rural de Asturias pueda dar el mejor servicio a sus usuarios, liderando la innovación y la calidad tecnológica en Asturias, además de generar ahorros (en torno al 15%) en el despliegue y mantenimiento de infraestructuras y en tiempo de los trabajadores (alrededor del 20%) para que lo puedan dedicar a otro tipo de tareas más relacionadas con su día a día.